/Trastornos de la conducta en niños
Trastornos de la conducta en niños 2018-03-31T11:34:35+00:00

Trastorno de la conducta en niños

Distinguir cuándo la desobediencia es normal y cuándo comienza a ser un problema que requiere la intervención de un profesional resulta difícil.

Al hablar de conductas de desobediencia hay que tener en cuenta que éstas forman parte del proceso evolutivo normal del ser humano y que están muy presentes en los primeros años de la vida, de hecho, son populares las rabietas de los dos años, pero con el paso del tiempo tienden a desaparecer. Así, el 90% de los padres informan que sus hijos de 2-3 años tienen rabietas, el 50% de los padres con niños entre 5-6 años se quejan de ellas, mientras que solo un 20% de los padres de adolescentes de 16 años presentan este tipo de quejas. Por lo tanto puede considerarse normal que un niño, en sus primeros años de vida, presente este tipo de conductas. A medida que el niño va aumentado su capacidad comunicativa y aprende otro tipo de estrategias para expresar lo que desea, las conductas agresivas disminuyen.

Ahora bien, distinguir cuándo la desobediencia es normal y cuándo comienza a ser un problema que requiere la intervención de un profesional resulta difícil. Existen algunos criterios que pueden ayudarnos a identificarlo. Uno de ellos es la frecuencia con la que ocurre esta negativa a cumplir órdenes o su rechazo explícito, en cuántos contextos se produce (casa, escuela, con los amigos) y la gravedad del comportamiento en cuestión, por ejemplo: No es igual un niño que ignore una orden a uno que para no cumplirla golpee, escupa o empuje al adulto. También se ha de tener en cuenta si estas conductas están generando problemas en el funcionamiento académico o social del niño, o en la propia esfera familiar entre los padres o en la interacción de estos con el niño.

El Trastorno Negativista Desafiante se caracteriza por la presencia de enfado, irritabilidad, discusiones o actitud desafiante o vengativa durante la relación con otras personas.

Trastorno Negativista Desafiante

Se caracteriza por la presencia de enfado, irritabilidad, discusiones o actitud desafiante o vengativa durante la relación con otras personas.

Enfado/irritabilidad

  • A menudo pierde la calma.
  • A menudo está susceptible o se molesta con facilidad.
  • A menudo está enfadado y resentido.

Discusiones/actitud desafiante

  • Discute frecuentemente con la autoridad o con los adultos (en el caso de los niños y los adolescentes).
  • A menudo desafía activamente o rechaza satisfacer la petición por parte de figuras de autoridad o normas.
  • A menudo molesta a los demás deliberadamente.
  • A menudo culpa a los demás por sus errores o su mal comportamiento.

 

boy-2736659_640bw

Vengativo

Ha sido rencoroso o vengativo por lo menos dos veces en los últimos seis meses.

Nota: Es importante considerar la persistencia y la frecuencia de estos comportamientos para distinguir los que se consideren dentro de los límites normales, de los sintomáticos.

El Trastorno Negativista Desafiante no incluye la agresión a personas o animales, la destrucción de la propiedad o un patrón de robos o engaños. Está relacionado con problemas de regulación emocional.

Trastorno de la Conducta

Se caracteriza por un patrón repetitivo y persistente de comportamiento en el que no se respetan los derechos básicos de otros, las normas o reglas sociales propias de la edad.

Agresión a personas y animales 

  • A menudo acosa, amenaza o intimada a otros.
  • A menudo inicia peleas.
  • Ha usado un arma que puede provocar serios daños a terceros (por ejemplo un bastón, un ladrillo, una botella rota, un cuchillo, etc).
  • Ha ejercido la crueldad física contra personas.
  • Ha ejercido la crueldad física contra animales.
  • Ha robado enfrentándose a una víctima (por ejemplo un atraco, robo de un monedero, extorsión, atraco a mano armada).
  • Ha violado sexualmente a alguien.

Destrucción de la propiedad

  • Ha prendido fuego deliberadamente con la intención de provocar daños graves.
  • Ha destruido deliberadamente la propiedad de alguien (pero no por medio del fuego).

Engaño o robo

  • Ha invadido la casa, edificio o automóvil de alguien.
  • A menudo miente para obtener objetos o favores, o para evitar obligaciones.
  • Ha robado objetos de valor no triviales sin enfrentarse a la víctima (por ejemplo, hurto en una tienda sin violencia ni invasión; falsificación).

Incumplimiento grave de las normas

  • A menudo sale por la noche a pesar de la prohibición de sus padres, empezando antes de los 13 años.
  • A menudo falta en la escuela, empezando antes de los 13 años.

Esta situación provoca un malestar significativo en las áreas social, académica o familiar.